viernes, 28 de abril de 2017

En mi taller del Prado......escribía.

Marzo del ochenta y tres
y el tiempo pasa por mi puerta
a mis lados están las paredes
y preso he quedado en ellas,
soy espacio, luz y sombra,
los árboles de mi calle
mudan sus hojas multicolores
y en mi paso errante comienzo a caer,
escribo mi vida en el silencio
de frente a la calle y junto a la pared,
él, aún no vió la luz
y el suelo
se cubre de hojas rasgadas del otoño
y ya son mías, y me cobijo en ellas,
aparto mi vista del tiempo próximo
y un pensamiento surgido perturba mi paz
en este silencio,
cierro mis puertas
y cuelgo de mi formas concretas,
dejándome en otro
al sueño transeúnte de mi vieja paleta.

No hay comentarios: