sábado, 29 de abril de 2017

En mi taller del Prado, Montevideo.

Quisiera ser otro
para encontrarme con él un día,
sentir su pintura
y llorar sus penas,
sacar de él su vida abstracta,
una sonrisa, un poema, su compañía,
por él mismo
por sus manos creativas
por eso que él encontró,
y por sus notas
que encierra en su cálido corazón,
por ser yo
y yo en él.

No hay comentarios: